El kumquat es el fruto más pequeño de entre todos los cítricos y el único cuya cáscara es comestible. Tiene una forma ovoide y la pulpa está dividida en 4-5 gajos, su tamaño oscila entre los 2-3 centímetros de largo. Su piel es lisa, de color anaranjado y muy brillante, el sabor de la piel es dulce y el de la pulpa ligeramente amargo. Muy aromático y fácil de comer.

Mostrando todos los resultados 2