Curiosidades: ¿Por qué lo llamamos "media naranja"?
02/08/2014
¿Qué fueron primero: las naranjas o los humanos?
17/08/2014

Y la madre de todas las naranjas fue…

 comprar_naranjas

Se ha descubierto la madre de las naranjas. Científicos del Instituto del Instituto Valenciano de Investigadores Agrarias (IVIA) de la Generalitat Valenciana han demostrado que en el mioceno (entre 23 y 5 millones de años antes de Cristo)  hubo en la Tierra un solo tipo de cítricos.
Los análisis genéticos de los cítricos han permitido rastrear los orígenes de estas frutas hasta hace ocho millones de años, antes, incluso, de la aparición de los homínidos. La abundante información conseguida proporciona datos que desvelan la evolución hasta las actuales naranjas ecológicas.
¿Cómo se llegó a las naranjas actuales?
A partir de una única especie de cítrico, aparece un rompecabezas de cruces de razas. Una colonia de primitos naranjos habría quedado aislada, pero sus simientes, accidentalmente, atravesaron un gran río o una cordillera y evolucionaron de forma diferente, desarrollando una nueva raza.”  

¿De dos especies nacieron todos los cítricos?
Esta circunstancia, creó, tras miles de años, dos variedades: unas mandarinas atávicas y unos pomelos salvajes. Y, a partir del mestizaje de estas dos familias, se fueron desarrollando los diferentes géneros de cítricos. Según Manuel Talón, director del centro de genómica del IVIA: “Hubo una enorme cantidad de mestizajes de estas especies ancestrales de mandarinas y zamboas”.
¿Cómo eran las naranjas originarias?
Al principio los frutos eran muy pequeños. Pero, con siglos y mixturas, según el científico Talón:”estos cruces comenzaron a dar tamaños razonables y frutas que equilibraban el exceso de acidez y de dulzor, y que comienzan a ser frutos comestibles” y, naturalmente, ecológicos.
Tras un proceso muy largo de millones de años y mezclas sin fin entre híbridos, y de híbridos con las clases primigenias de mandarinas y zamboas, se generaron las variedades de mandarinas, naranjas y pomelos, que conocemos en la actualidad.
Foto: A. Sarrió